domingo, 7 de diciembre de 2008

Componentes del simbolismo

Si seguimos la definición de simbolismo, vemos que el proceso se compone de varios componentes de diversa índole.


- Psicobiológicos: que nos aportan la capacidad cognitiva de crear las ideas o abstracciones que se quieren simbolizar. La simbolización es una correspondencia directa, en principio, y mucho más compleja con posterioridad, de estas ideas (parte simbólica invisible) y los objetos, sonidos y conductas (hecho simbólico visible). Naturalmente estas capacidades son adquiridas evolutivamente, si bien sólo como potencialidades a desarrollar.


- Sociales. Es absolutamente necesario aplicar un mínimo consenso social a todo el proceso, pues va enfocado a las relaciones sociales.


- Lingüístico. Es imprescindible un lenguaje que sirva de transmisión, enseñanza y almacenaje en la memoria de tales procesos simbólicos.


Las raíces de nuestras capacidades cognitivas se encuentran en las especies de las que provenimos evolutivamente, aunque su grado de desarrollo y las mismas cualidades emergentes que presenta nuestra especie las diferencia claramente. Pero hay que reconocer que incluso entre los primates actuales, parece que existe cierto simbolismo verbal, al aplicar a ciertos sonidos, socialmente reconocibles, determinadas conductas o información. En teoría, parece que se trata de una forma de simbolismo, aunque también hay que reconocer que es de características muy elementales, muy poco variado y limitado a muy pocas especies, casualmente a las más desarrolladas cerebralmente.

Nuestro simbolismo, que sin duda tiene a las anteriores características básicas en su desarrollo, tiene componentes mucho más complejos, consecuencia del carácter emergente de nuestras capacidades cognitivas. Esto ya nos indica un hecho trascendental en la historia de nuestro linaje: si los primates actuales tienen conductas que pueden estar relacionadas con procesos simbólicos (aunque sean muy elementales), todos los homínidos que les siguieron en las diferentes cadenas evolutivas devieron de tenerlo también. Por lo que el simbolismo es una capacidad cognitiva que siempre ha existido en el linaje del género Homo.

lunes, 1 de diciembre de 2008

DEFINICIÓN DE SIMBOLISMO

No cabe duda que la característica cognitiva que más nos caracteriza a los humanos es la capacidad de crear conductas marcadas por un simbolismo consciente, socialmente compartido y con medios adecuados para su transmisión y perduración. Sin embargo, en toda exposición de temas de esta índole, muchas veces existen matices que, si no se delimitan con anterioridad, son la fuentes de discusiones sobre diferentes particularidades o matices, lo que genera confusión y discusiones bizantinas. Por tanto, antes de comenzar con el estudio del simbolismo humano, creo preciso elaborar una definición que sirva de base de la exposición y del debate si se presenta.


El simbolismo es un proceso cognitivo que otorga a determinados objetos, pinturas, sonidos o conductas la representatividad de ciertas ideas, conceptos o creencias, que la sociedad ha generado y aceptado en su conjunto. 


Para su realización es necesario la capacidad de creación tales conceptos abstractos e ideas a los que poder simbolizar, facultad que no siempre se ha tenido plenamente desarrollada. Estas abstracciones tienen una cualidad destacada, como es el desplazamiento, pues existen en nuestra mente sin tener que referirnos necesariamente a un tiempo y lugar determinado, liberándose de la imposición del aquí y ahora. Por tanto, el proceso de simbolización consiste en relacionar estas abstracciones con sonidos y gestos (lenguaje), con objetos (elementos simbólicos) y conductas (usos, costumbres), siendo necesario aplicar un consenso social a todo el proceso. Esta correspondencia simbólica puede ser muy variada, pues muchos son los objetos de la vida cotidiana sobre los que descargar la representatividad elegida. En su inicio surge el problema de no poder distinguir si tal objeto fue creado para un fin útil o para el simbolismo elegido.